sábado, 11 de abril de 2015

La escritura como catarsis dentro del sistema patriarcal



La escritura como catarsis dentro del sistema patriarcal

Gloria Mariela Ovando Gómez

 Las mujeres  que desde diferentes espacios se proponen, enunciar  procesos de catarsis a través de la escritura misma
que, tiene la capacidad de desdibujar en sus cuerpos, almas y formas de ver el mundo, toda esa violencia de las cuales son atravesadas en su vida cotidiana. En estas circunstancias, allí en la convivencia del día a día, que el fenómeno  pasa desapercibido puesto que,  son dinámicas de la  micro física del poder, aún no profundizadas. Es lo cercano o próximo que no ha podido ser estudiado y denunciado en cada historia de vida, historias de sujetas víctimas de abuso y ejercicio del poder.
Por eso es muy importante focalizar y rastrear intentos de enunciación a través de las biografías noveladas que, algunas Evas se animan a narrar, por medio de la escritura.  Además en este mundo tan violentado y convulsionado, las talladoras de palabras se han tomado el cuidado de contar su historia, con el propósito de hacerla visible, no para ser elogiadas o incluirse en el mercado literario, sino  más bien convertirlo en un proceso de auto  sanación; con el agregado de formar un anclaje con otras mujeres que, están viviendo en las mismas circunstancias.
Esto cuyo propósito es iniciar el diálogo entre nosotras y para nosotras, con el fin de re-evaluarnos, re-emerger y re-existir. Es decir, como se explica  este fenómeno fuera de la experiencia vivida de cada mujer violentada, por el patriarcado, si volteamos la mirada desde lo público; en lugar de ir penetrando en las paredes de los “espacios”, donde habitamos; que quizás pueden ser: No solo las estructuras concretas  de blocks  denominadas “hogares”; sino desde cómo están construidos nuestros cuerpos, sentires, saberes y formas de actuar en este mundo convulsionado que nos ha vulnerado de una manera caricaturizante.
Cómo escribir en el debate lo que importa,  lo que hay que trastocar, “lo cotidiano”; y que es desde allí donde se vulnera la estima, la calma, el valor de seguir, el camino o hasta incluso el arrebatamiento de los hijos.
Cómo  pelear escribiendo el propósito de desprender de las entrañas, el estigma de la “anormalidad”; en una sociedad esquizofrénica que se especializa en las tecnologías disciplinarias, que nos succiona hasta el suspiro más profundo, invalidando en su efecto mismo el proceso reparador y de sanación.
En efecto no cabe duda que, dentro de esta mirada panóptica, es decir controladora, se tiene que hallar una fisura, un proceso decolonizante; que impulse los procesos inspiradores capaces de eliminar el sufrimiento, desde las potencias femeninas.; y el escribir es una travesía de riesgo al igual que el devenir de nuestras vidas, pero necesaria como manera del rescate de la misma vida.
Por eso se pretende que la danza dialéctica de los símbolos, hecha escritura, se convierta en un baile circulante; que re-signifique desde los lugares profundos las exterioridades, y que desde allí; emerja de nuevo a las profundidades, es así como estaremos en sintonía con la sinfonía universal y trataremos de entender la danza de la vida. Y vida es recuperar lo raptado, es decir lo sagrado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada