lunes, 9 de septiembre de 2013

¿PEDAGOGIA O ANDRAGOGIA?



En los salones universitarios vemos una gran cantidad de estudiantes que están siendo guiados por su respectivo profesor. Los profesores están en la disposición de transmitir los conocimientos a los estudiantes, y seguramente estos estudiantes tienen la “convicción de ser los futuros profesionales universitarios”.

De esto nace la inquietud de saber qué hace el profesor universitario con el aprendizaje de sus estudiantes. ¿Será un pedagogo o andragogo?. Para ello es importante  conocer sobre la Pedagogía y Andragogía.
La Pedagogía según el Diccionario Salamanca de la lengua Española define como la ciencia que se ocupa de la educación y la enseñanza; y su etimología viene de la palabra paidos que proviene del griego el cual significa niño y de la palabra ágo que significa dirigir o sea dirigir al niño. Uno de los mayores estudiosos sobre este concepto fue Immanuel Kant.
La Andragogía por su parte es el arte y ciencia de ayudar a aprender a los adultos, basándose en suposiciones acerca de las diferencias entre niños y adultos."   Malcom Knowles (1970).
Otra definición sobre La Andragogía, dice que es la ciencia del comportamiento de la persona que está enseñando al adulto", o "quien enseña a un adulto" Kidd, J.R. (1978), en AdultLearning in the 1970´S.
Analizando los conceptos de Andragogía y Pedagogía, los profesores debemos de tomar conciencia del trabajo de orientador en los diferentes salones universitarios, porque se escucha a los profesores en los pasillos tratar el tema de aspectos pedagógicos, lo cual nos lleva a la conclusión del desconocimiento que tenemos como docentes universitarios. 
Y creemos algunos profesores universitarios que por tener una Licenciatura, esto ya nos hace maestros, pues definitivamente no es así, porque aunque tengamos los mayores conocimientos en nuestra profesión, esto no nos da el suficiente apremio de ser los mejores orientadores del aprendizaje.
Un claro ejemplo del desconocimiento de los profesores (aunque por supuesto no son todos) es que son repetitivos dentro de sus planes de catedra, porque  mencionan y trabajan sobre los procesos de enseñanza-aprendizaje y no se han percatado que esto es aplicable para la educación que deben de transmitir a los niños.
Los profesores debemos de considerar que jugamos un papel diferente al educar a personas Adultas por lo tanto debemos ser Andragogos; y en su momento fundamentalmente debemos ser Orientadores del aprendizaje.
Entonces debemos de dejar en claro que seremos tutores, en este proceso de aprendizaje en los salones universitarios, para que cumplamos con los propósitos que tiene la Andragogia, para con la educación de los adultos.
Ahora viene una contraparte de la situación, y es especialmente identificar ¿cuantos de los profesores universitarios tienen conocimientos de Andragogía en las universidades? definitivamente la respuesta es muy fácil de decir.
Y esa respuesta sería que pocos son los que cumplen con ese requisito. Existe un por qué a esta respuesta, y es que en todas las universidades se interesan por contratar a aquellos profesores que son los mejores en una área de su profesión, que hasta cierto punto sería algo a favor; pero no se centran en que se deben de contar con los mejores de su profesión y adicionalmente especialistas en educación para adultos.
Es por ello que debemos de hacernos la interrogante de,  ¿cuál sería el perfil que debe de llenar un profesor universitario? y por supuesto la respuesta es que deben ser excelentes profesionales y  tener amplios conocimientos en Andragogia.
CONCLUSIONES
Lo mayoría de quienes imparten cátedras en las universidades no tienen conocimientos sobre la educación para adultos, lo que provoca una incorrecta orientación del aprendizaje a los mismos.
Los profesionales universitarios aunque sean los mejores en su área profesional o en su disciplina, no necesariamente son los mejores maestros por el desconocimiento de los procesos de aprendizaje para adultos.
MARIO RAUL MOLINA GARCIA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada