sábado, 4 de mayo de 2013

JOSE GERARDO TZUL LACAN: UNA SEMBLANZA



 
Hugo Rafael López Mazariegos
Universidad de San Carlos de Guatemala


Musicólogo, artista. ¿Un compositor del pueblo? Ciertamente, por la diversidad de composiciones musicales en que, con sorprendente propiedad se desempeño durante su larga trayectoria  artística,
pero también porque se trata de uno de los más maestros más brillantes e influyentes de la música de marimba orquesta en Guatemala a finales de del siglo XX y principios del XXI. Es el autor de una antología musical incomparable. Esta se funda a partir de la década de los años setenta con la renombrada  marimba orquesta <>, alcanzando su mayor apogeo en los setenta hasta el año dos mil siete.   En los últimos tiempos, ciertos grupos de marimba orquesta y marimba pura de nuestro país han grabado su música. Lalo Tzul como se le conocía en la farándula musical, el más grande de los músicos, muestra una vez más que sigue siendo “un referente de la musicología en Guatemala”.
El maestro José Gerardo Tzul Lacan nació en el Paraje Pajá, Cantón Paqui, Totonicapán, el 17 de Marzo de 1,939. Músico brillante durante toda su trayectoria artística en nuestro país. Inicia su carrera artística con la famosa marimba orquesta <> de la ciudad de Quetzaltenango. Luego se marchó a la ciudad de Guatemala para incorporarse a la connotada marimba orquesta “Gallito”, del recordado maestro Mardoqueo Girón. Entre los años setenta, asume la dirección musical de la internacional Marimba Orquesta “Ecos Manzaneros” de Totonicapán.
Para ese entonces el interés principal del maestro Lalo Tzul se había centrado decididamente en la composición de diversas melodías  dedicadas a los diferentes pueblos, ciudades y regiones de Guatemala, pero  sin abandonar otras composiciones  dedicadas a la naturaleza y la belleza de las mujeres de este país.  Como  músico, compone  grandes melodías que fueron difundidas por las diferentes cadenas d radio y televisión a lo largo y ancho del territorio nacional y otras regiones del mundo, sobresaliendo melodías como: Las Champas (justo homenaje del maestro Lalo Tzul a los miles de guatemaltecos que sufrieron los embates  devastadores del terremoto del año 1,976), Juventud Pedrana, Alegres Quichelenses, Chichicastenango, Patulutecas, entre otras.
En los años ochenta y noventa, las melodías  más renombradas del maestro Lalo Tzul eran: Mi Lindo Panajachel, Zunil, Aidé, El Muñecón, El Silbador, Alegres Taxis tecos, Mi Salcajá, Olguita,, Alegres Chapanecos, Palin, San Miguel Pochuta, Sumpango Alegre, Nancy Paola, A Dios mi amor, Que te ha dado esa mujer, Mazatenango Alegre,  San Juan Ostuncalco, Olintepeque, Almolonga, Mi Lindo Cantel, La Unión Zacapa. Añadiendo a ello  la bella melodía “El Valle de la Ermita” (sin duda una de las obras musicales más brillantes del maestro Lalo Tzul a finales del siglo XX). Esta joya musical se ha convertido en una de las melodías favoritas de los capitalinos sobre todo cuando se presentaba <>, en los grandes salones de baile popular como: El Porvenir de los Obreros y Guatemala Musical, así como en las principales salones de baile de nuestro país y el extranjero es una de las melodías más solicitadas por los guatemaltecos que gustan de tan prestigioso conjunto de marimba orquesta de Totonicapán. Su obra musical fue tan extraordinaria que en la década de los años ochenta <>, organizó un concurso de marimbas orquestas de Guatemala y la marimba orquesta “Ecos Manzaneros”, fue premiada como la mejor marimba orquesta de nuestro país.
En toda su antología musical, me parece interesante destacar la comprensión y lectura de la realidad multiétnica de Guatemala. En ese orden de ideas se dedica a producir una antología de sones regionales, entre ellos sobresalen los siguientes: El Copal, Lindas Quetzaltecas, La Ciénaga, El Baile del Monito, La Tinaja, entre otros.
En el año 2005 el maestro Lalo Tzul renuncia de la dirección musical de la internacional marimba orquesta “Ecos Manzaneros”, posteriormente en el mes de Abril del año 2005, funda su propio conjunto de marimba orquesta conocida como “Lalo Tzul y sus Manzaneros”. Con su nueva marimba sobresalen melodías como: San Sebastián, Santa Catarina Pinula, etc. El 10 de Junio del año 2007, en forma totalmente inesperada, cuando se hallaba en su tierra natal Cantón Paquí, Totonicapán y se aprestaba para un concierto en el municipio de La Esperanza, Quetzaltenango, le sobrevino la muerte a los 68 años de edad.
El maestro Lalo Tzul, tuvo como compañeros de trabajo en ambas marimbas orquestas a los siguientes músicos. Hugo Samayoa, Antulio Orozco, Víctor Manuel Robles, Juan Pedro Tzoc (E. P. D.), Hugo Quezada, Fernando Morán, Francisco Oliva, Osvaldo Orozco, Oscar Estrada, José de la Madrid, José Luis Espinoza, Miguel Angel Tzul, Augusto Tzul, Armando Quiñones, Raúl Robles, José Morales, entre otros.
En realidad, una característica central del maestro Lalo Tzul en su personalidad es que era ameno erudito y profundo y sus composiciones jamás morirán para el deleite de la sociedad guatemalteca. Dicen quienes lo conocieron que era exigente, anotando todo, no dejando pasar nada, un cancerbero del saber musical, con una sonrisa en los ojos. Increíblemente reservado, sensible y con un ojo crítico, sobre todo.
Sin duda estaba dotado de un brillante intelecto musical y una cultura general. Su obra musical siempre será recordada en Guatemala, porque fue uno de los pocos músicos que se identifico con los diferentes pueblos de nuestro país. En ese contexto, la música de marimba orquesta es un excelente decodificador del sentir de la sociedad, ya que, las características que se vayan manifestando en ella, tendrán una estrecha relación con ciertos intrínsecos de cada pueblo, o diciéndole en otras palabras, existía una estrecha vinculación entre la expresión rítmica y la naturaleza del pueblo tomando en cuenta su ecología, su estructura social, su visión del mundo y la belleza de las mujeres.
Esta visión alegórica, rica de sentimientos y de símbolos, de sabor y ritmo en los momentos actuales se ve amenazada por una serie de circunstancias que se están conspirando  de forma directa o indirecta desde la globalización. En los últimos tiempos, los medios de comunicación casi se han olvidado, pero ha bastado que ciertos medios comprometidos con la música nacional difundan nuevamente la música del maestro Lalo Tzul, y he aquí que su antología musical sea siempre recordada  el 29 Septiembre cada año día principal de la feria en honor a “San Miguel Arcángel” en la ciudad Prócer de Totonicapán.
Pero al mismo tiempo, me sorprendió del maestro Lalo Tzul su gran talento musical, su compromiso con la reivindicación de la identidad nacional, su quehacer en tantos aspectos intelectuales y su habilidad para desenvolverse en la composición de una gran cantidad de melodías que oscilan entre dos mil aproximadamente. Me parece que fue el maestro que más influyó en la música de marimba orquesta en Guatemala a finales del siglo XX y principios del siglo XXI.
Concluyo con las siguientes preguntas: ¿ Qué cambios y transformaciones se han operado en el concierto del 29 de Septiembre en honor a San Miguel Arcángel desde el fallecimiento del maestro Lalo Tzul?, ¿ Cuando surgirá en nuestro país otro maestro del calibre del maestro Lalo Tzul?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario